lunes, 20 de mayo de 2013

Bebo Valdes - The Best Of Bebo Valdes Sabor De Cuba




Bebo Valdés es uno de los árboles más contundentes de la música cubana. Como otros grandes de su país, no nació en una céntrica arteria capitalina, ni tuvo cuna encumbrada. Nació tutelado por ancestros de procedencia africana, que le brindaron su iniciación en el conocimiento de las músicas rituales yorubas. Fue en el pueblito habanero de Quivicán, el nueve de octubrede 1918. 
Por su muy temprana inclinación por la música y particularmente por el piano, a la edad de once años la familia lo matriculó en el Conservatorio de La Habana, donde cursó estudios de armonía y solfeo. Al tiempo que recibía estos estudios académicos, se relacionaba con el jazz y el swing que sonaba a todas horas en los más disímiles sitios de la capital de la mayor de las Antillas. 
Muy jovencito, con apenas diecisiete años, Bebo empezó a ejercer como pianista en varias agrupaciones del momento. En la década del treinta integró el Conjunto Camacho y la jazz and de José María Ulacia llamada Happy Happy. También logró hacer un trío de jazz. Él, por supuesto, ponía el piano, Roberto Barreto el clarinete y su primo Guillermo Barreto la batería. 
Durante los años cuarenta se mantiene en el Conservatorio, especialmente recibiendo clases con el maestro Harold Gramatges. Afianza también sus conocimientos como pianista, de modo muy particular en la Orquesta de Wilfredo Curbelo a partir de 1943, que se presentaba en el Cabaret Faraón. La versatilidad del show obligaba a Bebo a interpretar un montón de ritmos cada nochey a adiestrarse con mucha rapidez en muy diferentes tipos de arreglos para cada pieza, según las características de los cantantes solistas. 
Entre 1945 y 1947 integra la orquesta del trompetista Julio Cueva. Estando allí compone Rareza del siglo, un montuno-beguine que él reconoce como la primera pieza de su catálogo. En mediode la floreciente sonoridad del mambo en el formato jazz band de Cueva, la cantó el carismático Orlando Guerra "Cascarita" y la convirtió en un hit. 
La mayor parte del tiempo libre que le dejaba su trabajo en la banda de Julio Cueva, Bebo lo empleaba con mucho placer en el intercambio con un selecto grupo de colegas apasionados a un tiempo por las raíces esenciales de la música cubana y por el jazz (el trompetista Chico O'Farrill, el percusionista Guillermo Barreto, el guitarrista Isidro Pérez, los saxofonistas Gustavo Más, Pedro Chao y Hedí Escrich, entre otros). Era frecuente encontrarles descargando en clubes y cabarets habaneros. De esas reuniones pudieron haber salido muchos registros fonográficos que hoy en justicia serían considerados verdaderas joyas de archivo, pero desgraciadamente no era el entorno musical del jazz lo que le interesaba a las empresas discográficas que entonces operaban en la Isla. No obstante, estos músicos llegaron a hacer grabaciones con el solo propósito conservarlas y brindárselas a otros interesados. Sin embargo en 1947 Bebo logró que la RCA le grabara dos temas cobijados bajo el rótulo de "música popular cubana". El son Por el batey y la rumba Comparsa barracón, ambos interpretados por su Orquesta Rítmica. 
Bebo Valdés fue varias veces a Haití a tocar y grabar con el centsnte Rodolphe y a integrar su piano a la orquesta de Saieh, un saxofonista de origen libanés. En 1948, tras su primer viaje a esa nación antillana, se incorporó a la orquesta del mundialmente famoso Cabaret Tropicana. Bajo la batuta de los maestros Adolfo Arauco y Armando Romeo, tuvo entonces la posibilidad de acompañar a importantísimas figuras cubanas y de otros países. Bebo recuerda con especial significación el paso por allí de Nat King Cole. El norteamericano se sintió tan complacido con la Orquesta de Tropicana, que años más tarde pidió ser secundado por ella en la grabación del álbum "Cole en español". Por cierto, quizás sea esta la primera agrupación de gran formato que Bebo pudo dirigir. La condujo varias veces en 1950, a propósito de unas grabaciones de la cantante portorriqueña Myrta Silva y del cubano Orlando Guerra. 
Dos años después viaja por primera vez a México a solicitud de la bailarina de origen tahitiano Tongolele. Había sugerido que Bebo dirigiera su grupo acompañante. En definitiva por desacuerdo con el pago que pretendía hacerle el empresario, el pianista no aceptó esta encomienda. Sin embargo esa estancia mexicana le resultó exitosa. Logró que la RCA le grabara, 
cantadas por Roberto López, Rapsodia de cueros y Baila así. También los instrumentales Guajeo en dominante y Copla guajira. En esos trajines disqueros pudo nuclear una orquesta formada por instrumentistas de primer orden, la mayor parte de los cuales son hace mucho tiempo considerados verdaderas glorias de la música popular cubana: "Chocolate" Armenteros y Alejandro "El negro" Vivar,' trompetas. Generoso Jiménez, Alberto Martí y Miguel Reina, trombones. Gustavo Más, Víctor del Castillo, 'Cebito" Quesada, Ñico Romero, Diego Laredo y Roberto Sánchez, saxofones. Kike Hernández, bajista, y los percusionistas Guillermo Barreta, Roberto Alonso y Trinidad Torregrosa. 
Con ellos regresa a La Habana y trabaja intensamente en la creación de un ritmo nuevo, al cual denomina batanga. Para su lanzamiento en junio de 1952, a través de las ondas radiales de la RHC Cadena azul, Bebo escoge nada más y nada menos que al legendario cantante Benny Moré, que no hacía mucho también había regresado de la capital azteca, después de un extenso período 
cantando allí con numerosas orquestas. Para el diseño del ritmo batanga Bebo había combinado su conocimiento de la percusión cubana, que conocía desde niño, incluyendo el tambor batá y el mejor acervo del jazz, expresado especialmente en la cuerda de metales. Aunque su presentación fue todo un lujo por la trascendencia de los músicos que protagonizaron el acontecimiento, el batanga no pasó de ser un suceso más o menos fugaz al no lograrse imponer por encima de otros ritmos en boga dentro del rico enjambre musical que latía incesantemente en La Habana de entonces. 
En realidad Bebo no tuvo mucho tiempo para lamentarse de no haber podido triunfar con el batanga, porque en la segunda mitad de ese mismo año 1952 pudo coronar un sueño, que seguramente traía en la cabeza desde sus reuniones descargando con los amigos en los clubes de la capital cubana. A petición del conocido productor Norman Granz, grabó un disco de jazz. Llamó a varios de los músicos con los que anteriormente había trabajado. A causa de esta grabación, formó con ellos la banda Andre's AII Stars: Alejandro "El Negro" Vivar (trompeta), Gustavo Más (saxo 
tenor), Generoso Jiménez (trombón), Enrique Hernández (bajo), Rolando Alfonso (iumbedore), Guillermo Barreto (batería) y naturalmente, el propio Bebo al piano. A tal efecto arregló algunos standards del jazz y piezas clásicas de la música popular cubana en clave de jezz, incluyendo la primera descarga de jazz que se dejara registrada en disco en la Isla. 
El éxito de ese álbum que acabo de mencionar, provocó que en 1955 otro productor norteamericano le encomendara a Bebo otros dos proyectos con sendas agrupaciones. Uno de ellos con músicos de la orquesta de Tropicana, con quienes hizo el álbum "She Adores the Latin iype" y otra banda que llamó Havana AII-Stars, con la cual grabó el disco "Your Musical Holiday in Havana". En ella figuraron el trompetista Luis Escalante, los saxofonistas Gustavo Más y Rafael Quesada, el trombonista Generoso Jiménez, el bajista Enrique Hernández y los percusionistas Guillermo Barreto y Cándido Camero. Estas grabaciones, con un repertorio a base de mambos y chachachás, se realizaron en Radio Progreso. A estas alturas Bebo Valdés era capaz de componer, arreglar e 
interpretar una música que sin desmérito de la altura estética, complace los requerimientos del mercado cubano y también del norteamericano. 
Entrada la segunda mitad de la década del cincuenta Bebo siguió apegado a su trabajo como pianista en la Orquesta de Tropicana, hasta que justo en 1957 decidió fundar la orquesta Sabor de Cuba, que interpretando composiciones instrumentales o acompañando a connotados solistas, se mostró como una de las más contundentes jazz bands que sonaban en la Isla. En su ascendente carrera como director orquestal Bebo se fue haciendo de una verdadera familia de instrumentistas, por ello en Sabor de Cuba estuvieron presentes "El Negro" Vivar y "Chocolate" Armenteros, y también se atrajo a otros músicos de relevancia como el clarinetista Virgilio Vixama, el flautista Richard Egües y el organista Humberto Suárez. Cuando Bebo dejó de tocar el piano para consagrarse por entero a la dirección, en muchas ocasiones entregó el instrumento a su joven hijo Chucho Valdés. 
Las piezas que aparecen en este CD fueron grabadas entre 1955 y 1960 Y son precisamente representativas del apogeo de la Orquesta Sabor de Cuba. Algunas de ellas son prueba elocuente de lasricas posibilidades' de recreación de la obra de otros compositores como Ernesto y Margarita Lecuona (Siboney y Babalú respectivamente). La primera de ellas acercando la obra al chachachá, y la segunda dando rienda suelta a lo que ya Bebo denomina Afro-chá. Otro tanto sucede con el famoso pregón Mamá Inés de Eliseo Grenet, que suena aquí en tiempo de guaracha; 
el son montuno Dile a Catalina de Arsenio Rodríguez, el danzón Soy matancero de Israel López "Cecheo", y El cumbanchero, la rumba del boricua Rafael Hernández. La amplia mayoría de los tracks de este álbum son de la autoría del propio Bebo Valdés. Con ellos no sólo se da muestra de la basta cantidad de obras que desde aquellos tiempos integran su catálogo, sino tambiénalgo en mi opinion mucho más importante aún: el intenso conocimiento suyo de los géneros de la música popular cubana. Sin ánimo de exagerar creo que él está en el puñado selecto de músicos de la Isla que se pueden mover a su antojo en cualquiera de sus vertientes. 
Brinda géneros históricos como el danzón (Tranquilo niño y ¿A quién engañas?); el mambo (Mambo cantabile y Music Box Mambo); el chachachá, muy de moda en aquellos años (Persian chá, Chamizo, Estoy matizando y Siempre cantando); el tango congo (Afimaye) y la guaracha (Sabor). También es virtuoso en la combinación entre esos géneros. Es el caso de la guaracha mambo 
llamada Wi Wi. Gusta también de vincular uno de los más connotados de esos géneros históricos como el son que él maneja en su categoría de montuno y una vertiente nueva en aquel momento, creada por él mismo, como el batanga: Masa limpia y Mayajigua. Destacan también en lapotente órbita sonora de este álbum dos piezas que enseñan el sostenido desvelo de Bebo por el jazz, ya con carta de identidad latina: la descarga Special de Bebo y la composición de Julio Gutierrez Desconfianza, rubricada como Afro-Cuban jazz. 
Un álbum como éste, donde se ofrecen ricas noticias de la altura que el compositor, pianista y director Bebo Valdés había alcanzado en los últimos años cincuenta del siglo pasado, puede ahorrarle toda extrañeza a quienes muchas décadas después lo han visto convertirse en un verdadero mito de los más importantes escenarios de la actualidad.
Bladimir Zamora Céspedes (Periodista y poeta cubano. Asesor y co-guionista de documentales de Canal Plus sobre la cultura cubana). 

Más información relacionada






Bebo Valdes - The Best Of Bebo Valdes Sabor De Cuba (2007)

Temas:
01. Sabor (Guaracha)
02. Dile A Catalina (Son montuno)
03. Estoy Marizando (Cha Cha Cha)
04. Siempre Cantando (Cha Cha Cha)
05. Diane (Cancion de Haiti)
06. Desconfianza (Afro-cuban jazz)
07. Afimaye (Congo)
08. Music Box Mambo (Mambo)
09. A Quien Enganas (Danzon)
10. Mississippi Mambo (Mambo)
11. Soy Matancero (Danzon)
12. Tranquilo, Nino (Danzon)
13. Masa Limpia (Montuno batanga)
14. Mama Ines (Guaracha)
15. Mambo Cantabile (Mambo)
16. El Manisero (Mambo-son)
17. Mayajigua (Montuno batanga)
18. Babalu (Afro-cha)
19. Big Shot Cha Cha Cha (Cha Cha Cha)
20. El Cumbanchero (Rumba)
21. Wi Wi (Guaracha mambo)
22. Chamizo (Cha Cha Cha)
23. Siboney (Lamento Cha)
24. Persian Cha (Cha Cha Cha)
25. Special Del Bebo (Descarga)

Musicos:
Bebo Valdés - piano
Candido Camero - congas
Tata Güines - congas
Alejandro "El Negro" Viviar - trumpet
Orlando López "Cachaito" - bass
Enrique 'Kike' Hernandez - bass
Generoso "El Tojo" Jiminez - trombone
Guillermo Barreto - drum
Gustavo Mas- sax
Rafael 'Cabito' Quesada - sax


Gracias Maestro siempre presente!

3 comentarios :

  1. TREMENDO EL BEBO. ESTE HOMBRE ES UN GENIO DEL PIANO. LASTIMA QUE YA FALLECIÓ. SON DEMASIADOS LOS TEMAS CON ESTILO DE CALIDAD, SU MAGISTRAL PERSECUCIÓN EN EL PIANO ES DE ADMIRAR. FALTAN MAS ARTISTAS CON ESTE ESTILO SIN IGUAL.

    VIVA BEBO Y CHUMANCERA

    ResponderEliminar
  2. Hola, no encuentro link de descarga, me lo puedes pasar? Gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para más información: chumanceralostia@gmail.com

      Eliminar

El jazz latino es una vertiente del jazz que combina melodías africanas y latinas.Las dos principlaes categorías del Latin Jazz son la Brasileña y la and Afro-Cubana.El Latin Jazz Brasileño incluye el bossa nova y la samba. El Jazz Afro-Cubano incluye salsa, merengue, songo, son, mambo, bolero, charanga y cha cha cha El Latin Jazz se originó a finales de los Años 40 cuando Dizzy Gillespie y Stan Kenton comenzaron a combinar el ritmo y la estructura de la música Afro-Cubana, ejemplificada por Machito y sus Afro-Cubanos, con instrumentos de jazz.En comparación con el Jazz Americano, el Latin Jazz emplea un ritmo fijo, parecido al ritmo swung. Latin Jazz raramente emplea un compás tocado en cuatro, pero usa una forma de clave. La conga, el timbal, güiro, y claves son instrumentos de percusión que contribuyen al sonido Latino.La Samba se origina en la música Afro-Brasileña del siglo XIX tal como el Lundu. Emplea una forma modificada del clave. El Bossa Nova es una música híbrida, que utiliza algo del ritmo de la Samba pero influenciada por música Europea y Estadounidense desde Debussy a US jazz. El Bossa Nova se origina en los Años 60, principalmente por los esfuerzos de los brasileños Antonio Carlos Jobim, João Gilberto, y el estadounidense Stan Getz. Su canción más famosa es Garota de Ipanema (La Chica de Ipanema), cantada por Gilberto y su esposa, Astrud Gilberto.
De donde viene el nombre de L'Ostia???

A inicios del siglo XVIII los vecinos de la Barceloneta se quejaban porque el cierre de los portales les hacía difícil asistir a las funciones de noche, puesto que cuando salían del teatro (Principal de la Rambla) no podían volver a casa porque encontraban cerrado el portal de Mar. Las autoridades militares accedieron a cerrar el portal de Mar media hora despues de que terminase la función del teatro, dos días a la semana que quedaron fijados.
Este horario extra fue calificado de "La Hora de L'Ostia", en alusión al nombre humorístico de L'ostia que se aplicaba a la Barceloneta.
Hay otra versión puritana relativa al origen del nombre "Ostia" dado a la Barceloneta, que recordaba que este mote quería decir Puerta en latín y puesto que el barrio fue hecho extramuros, era una especie de puerta marítima de Barcelona. Es posible que el origen de la denominación fuese un juego de palabras, pero lo que es indudable es que a nivel popular, cuando se decía que la Barceloneta era l'Ostia, se decía en un tono muy poco latín, mas bien referido a la composición eminentemente obrera i a la constante agitación política del barrio.
Fuente: Joan Amades. Historias y leyendas de Barcelona.

No confirmado. Un carguero italiano de la ciudad de Ostia que transportaba madera naufragó y los marineros y tripulantes estuvieron viviendo en barracas en la playa durante unos años hasta que fueron rescatados y devueltos a su ciudad.

.

.

Mi lista de blogs