miércoles, 22 de enero de 2014

Benny More - En Vivo



EXCLUSIVO.Benny Moré... en vivo!. 
Grabaciones realizadas en los estudios de Radio Progreso y CMQ de los años 50 y 60. Si de recordar momentos de gozo se trata, no hay duda alguna que uno de los mayores gustos que ha sentido el cubano, y me atrevo a decir que también el latino, es haber escuchado la voz de Benny Moré. 

Un timbre agudo, nasal, rasgo esencial de nuestros cantores populares desde el akpwón, 
pasando por el poeta guajiro, hasta el sonero. fue la voz de lo afro y lo español, la voz de lo cubano. De amplia tesitura, con un dominio innato y sabroso del rubato y el frasco. Recorría todas las tonalidades, los tiempos, se desdoblaba utilizando cualquier recurso, sonidos, frases, gritos, en función de la expresión y el decir. Incursionó con maestría en todos los géneros sentando en cada uno de ellos su peculiar estilo aún hoy no superado. Iba de una guaracha a una guajira, de un bolero a un guaguancó, de un mambo a un cha-cha-chá o a un son, logrando siempre la máxima calidad de interpretación. 

Artista de carácter insólito con una proyección escénica única. creativa y plena de gracia cubana, Capaz de dirigir su Banda Gigante desconociendo la teoría musical y la técnica con 
los movimientos de su cuerpo danzante de manera muy orgánica, acompañándose de su bastón que hizo batuta y coronado por su inseparable sombrero alón. 

Benny recorrió al frente de su "tribu" -corno llamaba a su orquesta varios países de América: México, Panamá, Venezuela, Colombia, Haití, Estados Unidos (entre los años 55 y 57), pero sobre todo trabajó para su pueblo en cabarets, teatros, bailes populares -que no abandonaba por nada- y mucho en programas de TV y radio. 

Podemos decir que Benny fue un hombre de la radio. Canto por primera vez en la CMZ, una emisora de la Capital con el Sexteto Fígaro Cordero. En junio de 1944 debuta en la Míl Diez, aquí con el Septeto Cauto que dirigía el músico Mozo Borgellá. Después, en 1945, se deja escuchar con la agrupación de Miguel Matamoros en la radio XEW de Ciudad Méixico, patrocinada por la General Motors y también en Panamá.

A finales del 50 siendo ya muy popular en México, Panamá, Colombia, Brasil y Puerto Rico, regresa a Cuba, siendo llamado, después de veinte días de estancia en su país, a presentarse con la orquesta de Mariano Mercerón en el espacio De fiesta con Bacardí que salió al aire por la cadena Oriental de Radio en Santiago de Cuba, firmando contrato con esta cadena (1951). Sus presentaciones aquí le dieron el triunfo en Cuba, y de aquí en lo 
adelante aumentaría su popularidad y el reconocimiento de su pueblo.

Fué precisamente en la radio donde le impusieron el título bien merecido de Bárbaro del Rítmo. En la CMKW Cadena Oriental comenzaron a llarnarle el Bárbaro del Mambo. Al llegar a la Habana, debuta en la radioemisora RHC Cadena Azul, con la orquesta de Bebo Valdés (1952) destacado músico cubano, padre de Chucho Valdés director de Irakerc: en la actualidad radicado en Suecia, quien halló en el Benny el cantante ideal para lanzar su rítmo Batanga. Fue en una de las cuatro emisiones domingueras de este programa, cuando el locutor Ibrahín Urbino le impone el titulo con el que trascendió a la historia de nuestra música popular: El Bárbaro del Rítmo.

Más tarde, Benny Moré es contratado por la Emisora Radio Progreso con la orquesta que dirigía el músico Ernesto Duarte. Cuando crea su propia banda realiza la primera actuación en el programa radial Cascabeles Candado de la CMQ, el 3 de Agosto de 1953. 

Con Benny se dió un caso que se ha dado con pocos artistas cubanos. Desde la época en que comenzó a realizar sus primeras grabaciones logró colocar como hits en la radio la mayoría de sus interpretaciones; baste mencionar Oh Bárbara!, Mata Siguaraya, Yimboró, Oh Vida!, Bonito y Sabroso, Candelina Alé, Como fué, Bombón de pollo, Que pena me da. Santa Isabel de las Lajas, Cienfuegos, entre otras muchas. Benny se cuenta entre los pocos cantantes auténticos que lograron popularidad en su época imponiendo su expresión pura y cubana.

Las piezas que integran este compacto que por su valor y autenticidad ya catalogo como joya de la discografía cubana son grabaciones de actuaciones en vivo en los estudios de Radio Progreso y CMQ de las décadas del 50 y 60. Grandes momentos de la música popular cubana que hasta hoy se mantenían en nuestros archivos y que esta producción ha sacado a la luz pública, para el disfrute de todos los amantes de la buena música.

En algunos casos obras inéditas, que no han sido plasmadas con anterioridad en placas por 
el Benny, como Repica bongó, un son que exalta la riqueza de nuestros rítrnos (y de éste instrumento tan nuestro). Aquí hace al bongosero repiquetear los cueros y "repartir" bien a lo cubano. También el mambo Janeando del Niño Rivera, esa gloria del tres cubano, asumida a manera de descarga, que nos permite admirar la clase de Banda Gigante que tenía ese coloso. Vigor y fuerza en los metales que trabajan sincronizados y haciéndose contracantos, solos de un buen piano, Rítmo que sobresale de gran riqueza alternando con el montuno en el coro bien soneado donde se destaca la voz del Bárbaro por encima de "La prima". BENNY MORE QUE BANDA TIENE UD!.

Piezas que lo inmortalizaron como Mi corazón lloró, un bolero "feeling" de Frank Domínguez -otro grande de la cancionística cubana- o, Tu me sabes comprender, ese bolero de Ricardo Pérez, casi un himno del cubano... Vida... desde el día en que te ví... Piezas todas de sensualidad y encanto. Así nos embriagó, jugando con su voz en diferentes modalidades, usando agudos la media o la voz "rajada", rubateando con un sabor único e indescriptible.

Y qué decir de su forma de encarar el mambo; siempre mambos, sones. Presentamos "Nena me muero" de Enríqne Benitez, con un arreglo muy "sui generis" basado en un motivo melódico, rítmico fundamental que se va desarrollando a través de toda la pieza. 
Presentando en la introducción, se sigue trabajando debajo de voz todo el tiempo y 
alternando con ella, pasa por la cuerda de metales completo y en los "opcionales" se divide para realizar contracantos dentro de la propia cuerda, También se pone en juego con los coros e improvisaciones sin que por ello nos llame al tedio o cansancio, por el contrario, gozamos un sabroso mambo, son que nos hace tarararear todo el tiempo el coro "Nena me muero, nena". De su cosecha Devuélveme el coco, mambeando en los inicios a los jazz band norteña nos recuerda el boogie-boogie para caer pronto y sin aviso en un franco son a lo banda gigante cubana marcando el rítmo, la percusión. A un característico llamado de la voz (Eeh..!) llega el montuno que se repite con improvisación del cantor conjugándose con opcionales o mambos a cargo de los saxofones y trombón "bajeando" y las trompetas "fraseando". Mención especial requiere "Que te pasa, José", de Palmenio Salazar, donde se destaca la fnerza de la cuerda de metales, así como la precisión y cubanía del bajo y el piano. Sobresalen las condiciones y facilidades vocales del Benny, su sabor para encarar el rejuego, con el tiempo de la pieza y el texto improvisando abusando de la síncopa cubana. Su relación estrecha con el público presente en el estudio se pone de manifiesto. Como dato curioso y una muestra más de la rapidez y el nivel de improvisación de Don Moré, éste hace mención en la última improvisación a que se termina el tiempo pues ve cuando la luz del estudio le avisa aunque ésta de espaldas a esta, Segundos después se corta el número "en fade". 

La Guantanamera de Joseíto Fernández con Benny Moré es otra momento excepcional que encierra este compacto. Encuentro entre dos titanes: El Rey de la melodía y El Bárbaro del Rítmo, en controversia desde los estudios de CMQ en el año 61, documento único de la historia de nuestra música popular. Dos modos de hacer bien diferentes y al mismo tiempo similares. Diferentes por la sonoridad de los grupos acompañantes, la Banda Gigante del Benny con su estilo y tímbrica propia y el conjunto guajira de Joseíto Fernández, donde se destaca el piano haciendo por momentos función de laúd y el rayado fuerte de la guitarra; similares por la manera tan cubana de asumir la improvisación en controversia con un repetismo propio del guajira cubano.

Cerramos la producción con Cienfuegos, presentada por el locutor del espacio que mantuvo Benny Moré en vivo por las frecuencias de Radio Progreso desde su creación hasta su muerte (1963), quien dialogando jocosamente con él nos permitió escuchar su voz y su peculiar manera de decir. En vivo, como nunca antes escuchamos en SuS discos otra versión de esta conocida guajira son de su propia cosecha.

Aquí está como se hizo en el estudio de Radio Progreso un día cualquiera de los años 50, coreada y aplaudida por el público presente y disfrutada hoy por Ud. en este CD como en aquél instante, sintiendo las mismas emociones de aquél o aquella que en su hogar encendiera presurosamente la radio para regocijarse con la magistral voz del Bárbaro en suprograma estelar; o quién sabe si Ud. aún lo disfrute más, pues lleva hoy la carga de saber que este sinsonte cubano, hombre genial, ídolo de múltiples considerado a una voz entre los más grandes artistas de nuestra música popular en este siglo, ya no está físicamente entre nosotros, y sólo queda su voz. Esa voz, al buen decir del poeta Roberto Fernándcz Retamar "delgada como el viento, hambrienta y huracanada como el viento ... " se la ofrecemos hoy corno ayer._ Sonia Pérez CassoJa

Mas información relacionada





Benny Moré - En Vivo (2008)

Temas:
01. Que Bueno Baila Usted (Son)    
02. Que Te Pasa Jose (Mambo)    
03. Tu Me Sabes Comprender (Bolero)    
04. Devuelveme el Coco (Mambo Son)    
05. Repica Bongo (Son)    
06. Dulce Desengano (Bolero)    
07. Janeado (Mambo)    
08. Nena Me Muero (Mambo)    
09. Mi Corazon Lloro (Bolero)    
10. Guantanamera (Son Montuño) 
11. Cienfuegos (Guajira Son)

1 comentario :

  1. BENNY MORÈ: EL BARBARO DEL RITMO.

    QUE ÈPOCA LA QUE TUVO CON PERÈZ PRADO. LASTIMA QUE NO DEJO HIJOS PARA QUE SIGUIERAN SU LEGADO.

    ResponderEliminar

El jazz latino es una vertiente del jazz que combina melodías africanas y latinas.Las dos principlaes categorías del Latin Jazz son la Brasileña y la and Afro-Cubana.El Latin Jazz Brasileño incluye el bossa nova y la samba. El Jazz Afro-Cubano incluye salsa, merengue, songo, son, mambo, bolero, charanga y cha cha cha El Latin Jazz se originó a finales de los Años 40 cuando Dizzy Gillespie y Stan Kenton comenzaron a combinar el ritmo y la estructura de la música Afro-Cubana, ejemplificada por Machito y sus Afro-Cubanos, con instrumentos de jazz.En comparación con el Jazz Americano, el Latin Jazz emplea un ritmo fijo, parecido al ritmo swung. Latin Jazz raramente emplea un compás tocado en cuatro, pero usa una forma de clave. La conga, el timbal, güiro, y claves son instrumentos de percusión que contribuyen al sonido Latino.La Samba se origina en la música Afro-Brasileña del siglo XIX tal como el Lundu. Emplea una forma modificada del clave. El Bossa Nova es una música híbrida, que utiliza algo del ritmo de la Samba pero influenciada por música Europea y Estadounidense desde Debussy a US jazz. El Bossa Nova se origina en los Años 60, principalmente por los esfuerzos de los brasileños Antonio Carlos Jobim, João Gilberto, y el estadounidense Stan Getz. Su canción más famosa es Garota de Ipanema (La Chica de Ipanema), cantada por Gilberto y su esposa, Astrud Gilberto.
De donde viene el nombre de L'Ostia???

A inicios del siglo XVIII los vecinos de la Barceloneta se quejaban porque el cierre de los portales les hacía difícil asistir a las funciones de noche, puesto que cuando salían del teatro (Principal de la Rambla) no podían volver a casa porque encontraban cerrado el portal de Mar. Las autoridades militares accedieron a cerrar el portal de Mar media hora despues de que terminase la función del teatro, dos días a la semana que quedaron fijados.
Este horario extra fue calificado de "La Hora de L'Ostia", en alusión al nombre humorístico de L'ostia que se aplicaba a la Barceloneta.
Hay otra versión puritana relativa al origen del nombre "Ostia" dado a la Barceloneta, que recordaba que este mote quería decir Puerta en latín y puesto que el barrio fue hecho extramuros, era una especie de puerta marítima de Barcelona. Es posible que el origen de la denominación fuese un juego de palabras, pero lo que es indudable es que a nivel popular, cuando se decía que la Barceloneta era l'Ostia, se decía en un tono muy poco latín, mas bien referido a la composición eminentemente obrera i a la constante agitación política del barrio.
Fuente: Joan Amades. Historias y leyendas de Barcelona.

No confirmado. Un carguero italiano de la ciudad de Ostia que transportaba madera naufragó y los marineros y tripulantes estuvieron viviendo en barracas en la playa durante unos años hasta que fueron rescatados y devueltos a su ciudad.

.

.

Mi lista de blogs